Jueves, 08 Febrero 2018 09:36

La biopolítica escrita en el cuerpo

Valora este artículo
(0 votos)

El cuerpo es el protagonista en La salud inalcanzable. Biopolíticamolecular y medicalización de la vida cotidiana (Eudeba editores), libro donde todas aquellas cosas que parecen inofensivas como el fitness o la esperanza depositada en una crema antiage no lo son tanto. Porque resultan el instrumental detallado de dispositivos que alimentan la voluntad (ese lugar donde se ejercen las tecnologías del yo) atada a una forma de control.

Una forma que lleva a los sujetos a alistarse en una moral saludable.

Los doctores en ciencias sociales Flavia Costa y Pablo Rodríguez son compiladores de textos sobre neurociencias y estudios de casos. Así identifican las matrices contemporáneas de la biopolítica, expresadas en la exigencia y en un ethos de felicidad como medicalización y belleza, pero también como un capital para lograr lo que se desea. Las neurociencias tendrán la ambición de borrar cualquier interpretación social. Y la materialidad del cuerpo, como una plataforma experimental abrumada de signos sobre la que se realizarán los procedimientos de subjetivación, se convierte en una entidad similar al ser.

-El libro muestra como el paradigma cartesiano de separación entre cuerpo y alma fue reemplazado por una preocupación casi exclusiva por el cuerpo. De este modo la incitación a preocuparnos por la apariencia no debería leerse como algo superficial, porque ese cuerpo explicaría lo que somos.

Costa: - Ese dualismo está siendo sometido a un aplanamiento: los polos del espíritu y la materia, trascendente e inmanente, estructura profunda y manifestación de superficie, comienzan a desdiferenciarse de una manera bastante particular. Suponer que en los sustratos ínfimos de lo biológico, como en los genes, hay una suerte de "código de la vida", es un signo de esto. En este marco, se entiende que la tarea del cuidado de sí de vuelque sobre el cuerpo. E implica, como decís, una doble inquietud: respecto de la dotación biológica, que es lo más íntimo pero también lo más impersonal en nosotros mismos, y respecto de la apariencia, del cuerpo que performa ante los otros. En ambos planos se nos incita a tomar el control y no dejarnos estar. Sólo que hoy coexisten distintas opciones entre las cuales el sujeto debe saber elegir, y para las cuales el mercado ofrece vastos repertorios de bienes y servicios: cuidados preventivos (tests genéticos, guarda de células madre en bancos), opciones dietéticas, prácticas de fitness, combinación entre medicina convencional y medicinas alternativas o complementarias. Desde diferentes discursos se interpela al sujeto como un usuario de sí prudente que debe saber encontrar cuál es el kit adecuado.

-También existe la suposición que estos criterios de normalización despolitizan y en realidad hay una politización de espacios que no son leídos como política.

Rodríguez: - Uno de los objetivos del libro y del proyecto de investigación de UBACyT era tratar de ver dos fenómenos que están relacionados: el avance tecnocientífico en ciencias biológicas y los modos de subjetivación que se relacionan con él. Michel Foucault vio muy tempranamente, en 1978-79, el funcionamiento de la lógica neoliberal en términos de tecnologías de subjetivación. Y a esto que mencionabas como una forma política que no se identifica como tal, Foucault lo llama normalización, incluso criticándose a sí mismo, porque dice que hasta ese momento tendía a interpretar el proceso como la adhesión a una norma fija, cuando en realidad el dato clave es que la norma se desplaza. Eso es lo que permite el juego incesante entre formas de saber y de subjetivación, y biopolítica es un nombre posible para ese juego.

-Como esta normalización se realiza siempre desde nociones positivas, que generarían logros materiales y personales, el conflicto queda en el interior del sujeto, no se consideran las determinaciones sociales.

R: - En el siglo XX era común suponer que los problemas eran sociales y que había una reverberación subjetiva. En cambio ahora, al poner el acento en que el individuo tiene que tener todos los conocimientos para solucionar sus propios problemas, hay una exigencia que es incumplible, no sólo por la multiplicación de saberes a los cuales uno tendría que tener acceso, sino por el hecho de que uno es en cien por ciento responsable de sus problemas. Esta presión sobre el individuo se manifiesta en un imperativo de la salud que es inalcanzable porque justamente la norma se desplaza, y esto se demuestra por la cantidad de leyes sobre salud que fueron aprobadas en los últimos años. Creo que la tendencia en la salud pública es el desplazamiento de aquello que se considera normal y anormal, por lo cual diferentes anomalías son catalogadas como enfermedades, generando lo que Foucault llamaba una “economía política de la medicina”. Es el Estado, a través de estas leyes, el que garantiza esa economía política. Veamos el ejemplo de la llamada “ley de obesidad”. Ser gordo supone una enfermedad en relación a un índice de masa corporal que en unos años cambiará y generará nuevos “gordos”. Es una cinta sin fin.

C : - Hay algo que entronca con lo que Walter Benjamin llamó el "capitalismo como religión", una religión de culto permanente donde el eje no es la salvación sino la deuda, o la culpa: uno siempre está en deuda, un poco fallado. Distintos dispositivos se asientan sobre ese operador muy eficaz, en confluencia con la interpelación a los sujetos como empresarios de sí y con la multiplicación de la oferta de nuevos productos para suplir las supuestas carencias. La timidez, por caso, pasa a entenderse como un trastorno a corregir, como si no pudiera aceptársela como parte de la experiencia de lo humano.

-¿Cómo pensar el momento actual de la biopolítica donde, al mismo tiempo que se observa este cuidado de sí, de potenciar el capital humano, por otro existe una idea de vidas prescindibles que son puestas, como señalaba Giorgio Agamben, en un estado de muerte no punible?

R:- En la noción de biopolítica de Foucault las políticas de administración de la vida también son políticas de administración de la muerte. Se trata de acciones y no de nociones y definen al mismo tiempo el tipo de vida que se quiere preservar y el que se deja morir. El aumento de la población desechable va de la mano de que aquellos que quedan del lado de adentro son los que tienen que ser cuidados en su envejecimiento. Esa idea está en el libro en los artículos de Paula Sibilia y Paula Rodríguez Zoya. Se construye la idea de vejez como una enfermedad a ser tratada y revertida, no como un hecho biológico. Si uno toma el caso de Europa, se enfrenta a la población que va envejeciendo con los excluidos que son los que no llegan a envejecer y mantienen la tasa de natalidad creciente. Esto es un gran problema a nivel biopolítico.

C: - En un marco biopolítico, los poderes ejercen el derecho de muerte o de abandono en nombre de la vitalidad del conjunto. Esto está en las primeras formulaciones de la tesis, cuando Foucault describe la función histórica del racismo: justificar el ejercicio de matar en nombre de la vida. No tanto en sentido personal, "mi" vida, sino que, según esa racionalidad, la muerte del "inferior", del "anormal", beneficiaría la vida de la especie o de la raza, la volvería más sana, pura. Una vida "normal", un país "normal".

-También la biopolítica se convierte en un momento dado en una forma de resistencia, lo digo pensando que el sujeto que adhiere a este imperativo de salud y belleza no siempre es dócil y puede usarlo para otros fines.

R: - En el final de La voluntad de saber, Foucault plantea que en nombre de la vida se producen las formas de sujeción pero, a la vez, la reivindicación de la vida está en la base de la lucha. Para resistir no hay que salirse del dispositivo porque es ahí donde te tenés que instalar para luchar; si no, no luchás contra nada. El dispositivo arma la trama, lo cual incluye las luchas. Señalo esto para que no quede la impresión de que se trata sólo de la ofensiva de una salutización generalizada (salutización es una traducción seguramente mala de la palabra en inglés healthism). Depende de cada estrategia dentro del dispositivo hacer una reivindicación de algo relativo a la salud que no nos haga necesariamente “neoliberales”. Frente a un hecho puntual, una ley, una medida de gobierno, hay que preguntarse quiénes se benefician, quiénes se perjudican y quiénes se quedan afuera.

-Marx ya señalaba un proceso de subjetivación de la mercancía pero lo que vemos hoy en la publicidad es que a los productos anti age se les asigna un valor que se termina de cumplir en el cuerpo como mercancía y ese cuerpo es nuestra identidad.

R: -Según la teoría del capital humano, vos a tu cuerpo le asignás un valor como mercancía. Pero sos el responsable del cuidado de tu cuerpo. En términos marxistas, ese cuerpo tiene un valor de uso para vos mismo, pero al decir esto nos instalamos en el triunfo más grande de la lógica del capital humano, porque resulta que a partir de allí empezás a entender tu relación con el cuerpo en términos de inversiones. Uno podría pensar que, siguiendo a Marx, en algún momento el capitalismo consistía en que nuestra relación de sujetos estaba mediada por la mercancía, que nos cosificábamos al mismo tiempo que los objetos se espiritualizaban; de eso se trataba el famoso “fetichismo de la mercancía”. La idea es que hoy toda esta lógica se tramita en el propio cuerpo porque somos mercancía de nosotros mismos, un mecanismo especular que no termina, y que se transforma en una normalización indefinida.

C: - Esa idea del homo oeconomicus que optimiza su propio capital es, dice Foucault en Nacimiento de la Biopolítica, la grilla de inteligibilidad que se propone sobre el comportamiento de un individuo para poder gobernarlo o gobernarse. Uno puede adoptar esa grilla para el autogobierno: invierto en mí para valorizarme en el mercado del placer o del trabajo; me veo como un capitalista que busca ser exitoso. Esta figura, ¿implica la totalidad de lo que somos? Claro que no. Es, con todo lo que eso implica, la interfaz entre el individuo y el poder que se ejerce sobre él.

La salud inalcanzable. biopolítica molecular y medicalización de la vida cotidiana Flavia Costa y Pablo Rodríguez. Eudeba 236 págs. $ 290

Visto 141 veces

Ecos del Campo

Más frigoríficos se suman al negocio exportador

Más frigoríficos se suman al negocio exportador

En los últimos meses ha crecido el número de frigoríficos exportadores. Se trata de aquellos que tienen feedlot propio o engordan en corrales de terceros en hotelería, sea con destino a cuota 481, a Unión Europea no Hilton, a terceros mercados o incluso al mercado interno.

Cereales 16/03/2018- 11:00 hs.
Soja 5.900 $/Tn +
Girasol 6.080 $/Tn -
Maíz 3.380 $/Tn =
Sorgo

3.200 $/Tn

=

 

 Algodón al 16/03/2018
 Grado  u$s x Kg + IVA  Grado  u$s x Kg + IVA
 B  1.82  D  1.74
 B 1/2  1,81  D 1/2  1.54
 C  1.80 E  1.39
C 1/2  1.79 F  1.29

 

SEMILLA (Forraje)
Destino u$s x Tn + IVA
Desmotadora (orígen) 130

 

 

Noticias Curiosas

Este será el momento más terrorífico de Infinity War

Este será el momento más terrorífico de Infinity War

A menos de un mes para el estreno de Vengadores: Infinity War, los hermanos Russo continúan ofreciendo más detalles sobre la tercera reunión de los héroes Marvel.

Joven queda atrapado por 12 horas en alcantarillas de Los Ángeles, Estados Unidos

Joven queda atrapado por 12 horas en alcantarillas de Los Ángeles, Estados Unidos

Joven queda atrapado por 12 horas en alcantarillas de Los Ángeles, Estados Unidos un adolescente fue rescatado de las cloacas donde pasó 12 horas atrapado en la oscuridad.

Humor

8M
Futuro